Inicio Teléfonos útiles Contacto Campus virtual
Facebook  Twitter Youtube Picasa

/ MAYO 2015

Entrevista a Silvia Chejter.  Una campaña en la que muchas mujeres pueden reconocerse.

Entrevista a Silvia Chejter. Una campaña en la que muchas mujeres pueden reconocerse.

El trabajo que realiza la socióloga Silvia Chejter en el Municipio de Quilmes comenzó en el año 2012. Fue convocada por la Secretaría de Desarrollo Social para trabajar con los equipos profesionales de la Subsecretaría de Políticas de Promoción y Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes con el objetivo de fortalecerlos en las problemáticas de violencia hacia la niñez. Chejter es profesora titular de la cátedra Género, Globalización y Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, y coordinadora del Centro de Encuentros, Cultura y Mujer. Se especializa en temas de género –políticas públicas, violencia hacia las mujeres, discursos de violencia y derechos de las mujeres- y es autora de varios libros. Ha publicado numerosos artículos en revistas académicas sobre temas de ciudadanía, violencia y género, y editó durante diez años la revista Travesías: Temas del debate feminista contemporáneo.

Compartimos, aquí la entrevista en la que cuenta acerca de sus trabajos para la Secretaría en colaboración con otras profesionales, desde la primera etapa de talleres hasta la campaña comunitaria sobre prevención de abuso sexual infantil, maltrato y violencia hacia niños, niñas y adolescentes. Este último trabajo fue coordinado tanto por Chejter como por Alicia Ganduglia, psicóloga especializada en la problemática del abuso sexual en la niñez, en tanto que el diseño y la ilustración estuvo a cargo de la diseñadora gráfica Mirian Luchetto.

¿Cómo fue el primer proyecto?

-En una primer etapa, año 2012, se desarrollaron distintos talleres sobre distintas temáticas de la violencia de género. Una de las problemáticas nodales de los talleres fue el Abuso Sexual Infantil. Se trabajaron conceptos nodales de la problemática en relación con las dificultades que presenta hoy el abordaje de las consultas. La relevancia y gravedad de esta problemática se vincula con sus efectos secundarios: una historia de abuso sexual es un factor de riesgo para atravesar problemas en la adultez. El impacto del Abuso Sexual Infantil (ASI) es muy variado. La gravedad de los daños varía según diversas circunstancias. En algunos casos hay chicos severamente dañados, sin embargo, se ha progresado mucho en la intervención y cuando se hacen buenas intervenciones, la recuperación es notoria. Entre otros temas se incluyó el lugar de las madres, y las características de los padres que ejercen maltrato.

¿Cómo surge la idea de realizar esta campaña comunitaria sobre prevención de abuso sexual infantil, maltrato y violencia hacia niños, niñas y adolescentes?

-A lo largo del trabajo de los talleres, a partir de las problemáticas concretas, del análisis de casos, surgió la idea de la importancia de la prevención y de realizar una campaña destinada a la comunidad, que incluye no solo la violencia contra las/os niñas/os sino también la violencia que sufren las mujeres, dos problemáticas que en la realidad están muchas veces asociadas. Ya que presenciar la violencia que sufre la madre es una fuerte violencia emocional para un/a niño/a. De hecho, hoy la relevancia del problema se manifiesta en el concepto “niños testigos de violencia”. Es así que en 2013 se comenzó con actividades destinadas a concretar la campaña. La metodología fue participativa. Los ejes de la campaña fueron elaborados colectivamente con las/os integrantes de los equipos profesionales, quienes aportaron ideas y ejemplos de situaciones que sirvieron para elaborar los materiales que se plasmaron en un formato tipo historieta.

¿Cómo describirías la propuesta que presentaron?

-Creo que una de las características de la propuesta es su carácter participativo. Porque los ejes temáticos, los contenidos y las propuestas de formato surgieron en un trabajo de taller, donde el equipo técnico de CECYM (Centro de Encuentros, Cultura y Mujer) aportó aspectos conceptuales y materiales para el análisis de otras campañas (nacionales y extranjeras), que permitiera comparar cómo se representa la violencia, cómo están representadas las mujeres y cuáles eran los contextos y circunstancias que se representaban. También interesaba si había representaciones de los agresores, y cómo aparecían, y en que contextos. Se analizaron también los tipos de mensajes, qué proponían, si reproducían los estereotipos o no. De esta manera todas las personas que participaron de los talleres tenían elementos para definir los objetivos y características de la campaña a realizar. Del trabajo colectivo surgió que la campaña debía ser directa, presentar mensajes claros relacionados con la vida cotidiana, con situaciones de violencia que ocurren y en los que la población pudiera verse reconocida. Y por sobre todo, que hubiera un mensaje positivo.

¿Qué materiales se trabajaron?

-Se trabajó con cuatro historias reales, inspiradas en casos que habían llegado a la Subsecretaría, aunque por supuesto, se cambiaron varias cosas para que las historias no pudieran ser identificadas.

¿Qué se pone de manifiesto a través de las historias de Aylén, Mary, Lucía y Carla, las protagonistas de esta campaña?

-Cada historia trasmite un mensaje. Así por ejemplo, Carla, muestra que los vecinos, cuando escuchan o son testigos de una situación de maltrato pueden contribuir a parar la situación. Una noche en un barrio de casas cercanas se escuchan los gritos de una mujer que es atacada. El marido de una vecina sale al auxilio de esa persona en peligro cuando es interceptado por otro vecino que le dice. “Quedáte en el molde, estos siempre se matan a palos... son la parejita tal”. Al otro día, la mujer atacada hace como que no pasó nada. Esta historia permite trabajar la solidaridad en el barrio

Aylén, una situación de abuso sexual infantil, trasmite un mensaje para las madres: la importancia de no culpar a la niña, de apoyarla y ayudarla. La historia de Lucía una mujer maltratada, a la que su marido amenaza reiteradamente con matarla. Es también la historia de dos niñas testigos de violencia. La historia incluye el pedido de ayuda y la decisión de denunciarlo como un modo de parar la violencia. Y finalmente, la historia de Mary muestra que, aún siendo madre de tres niños, es posible estudiar y salir del círculo del encierro en el que su pareja quiere mantenerla. Que estudiar y trabajar es un derecho de las mujeres. Y que estas mujeres madres, pueden trasmitir esos valores a sus hijos.

¿De qué modos se implementa la campaña?

-Los materiales se trabajan en distintos espacios grupales, buscando que con ellos se abra el debate sobre estos temas, en el que muchas mujeres pueden reconocerse.


Esta campaña es el resultado del Proyecto “Capacitación y Fortalecimiento de Equipos Comunitarios en Promoción de los Derechos de las Mujeres y de las Adolescentes en el Marco de las Mesas Participativas de Gestión Barrial”, a cargo del Centro de Encuentros Cultura y Mujer (CECYM).



Por Laura Rosso



PROYECTOS EN QUILMES

En el marco de las políticas de participación y transparencia, la Secretaría de Desarrollo Social lleva adelante proyectos enmarcados en 4 ejes: cultura, juego, derechos sexuales y reproductivos y educación.

Los proyectos se diseñan y se implementan en conjunto con las Mesas Participativas de Gestión Barrial y el Consejo Local de Promoción y Protección de Derechos del Niño y Adolescentes.

Durante el año 2014, se desarrollaron Proyectos Participativos Sociales, Educativos y Culturales por un monto de TRES MILLONES SESENTA Y DOS MIL QUINIENTOS CUARENTA Y DOS ($3.062.542,43) pesos, destinados a niños, niñas y adolescentes. Los Proyectos se llevaron a cabo en conjunto con las organizaciones e instituciones de los barrios.